¿Conoces las implicaciones de trabajar en un ambiente con polvo de madera?

¿Conoces las implicaciones de trabajar en un ambiente con polvo de madera?

Te contamos los riesgos de la exposición al polvo, y las medidas preventivas que debes tomar.

 

 RIESGOS PARA LA SALUD  DEL POLVO DE LA MADERA 

En el sector de la madera, la exposición al polvo se produce al cortar, cepillar, fresar o durante el proceso de lijado de madera. Los efectos en la salud dependerán fundamentalmente del tiempo de exposición, del tamaño de las partículas y la concentración de polvo en el puesto de trabajo.

Cuando hablamos de polvo de madera, nos referimos a las partículas sólidas que hay dispersas en el ambiente. Las partículas de menor tamaño, son por lo general más peligrosas ya que pueden llegar a penetrar más profundamente en los bronquios y permanecen durante más tiempo en el aire.

    • Partículas >50 micras: no pueden inhalarse

    • Partículas de 10 a 50 micras: son retenidas en garganta y nariz

    • Partículas <10 micras: penetran hasta el alveolo pulmonar

En las tareas de cepillado, desbastado, tronzado, y taladrado se generan partículas mayores de 100 micras (viruta y serrín), y en general en el lijado, pulido, y fresado las partículas generadas son inferiores a 100 micras, pero muchas veces se producen partículas inferiores a 5 micras.

El uso de diferentes máquinas de corte para la madera, y productos químicos como barnices, lacas, colas y disolventes, producen contaminantes de toxicidad media y alta, por lo que si se sobrepasan las concentraciones admisibles en el lugar de trabajo, se deberán eliminar.

 

La exposición continuada al polvo de madera, puede llegar a provocar:

    • Irritación ocular

    • Efectos en la piel: infecciones e irritación en la piel, reacciones alérgicas, eccemas, etc…

    • Efectos en las vías respiratorias, pudiendo generar: alergias, asma, rinitis, obstrucción nasal, sinusitis, bronquitis crónica, irritación respiratoria, deterioro de la sensibilidad olfativa, etc…

El riesgo de aparición de estos efectos, puede incrementarse por los siguientes factores:

    • Si la concentración de polvo es mayor de 5mg/m3 en el puesto de trabajo

    • Trabajos con maderas duras o con maderas ricas en taninos

    • Combinación con otras sustancias químicas (pinturas, lacas, barnices, disolventes, adhesivos…)

 

 CONTAMINANTES  BIOLÓGICOS 

En algunos casos la madera puede contener contaminantes biológicos tales como moho y hongos, que pueden provocar alergias. Las resinas y alcaloides que contienen, también son nocivas para la salud.

La toxicidad de la madera es variable según el tipo de madera, siendo en general más tóxica la madera dura que la blanda. Entre las maderas duras se encontrarían las siguientes especies: arce, fresno, haya, abedul, castaño, teca, ébano, etc…

 

 CONTAMINANTES  EXÓGENOS 

Por otra parte, los tratamientos químicos a los que se somete la madera son liberados también con el serrín. Las maderas tratadas con lacas, barnices, disolventes, colas, fungicidas, etc…

 

 ACTIVIDADES CON MAYOR  EXPOSICIÓN AL POLVO 

Lijado, cepillado, aserrado y mecanizado de madera son las actividades de mayor exposición al polvo de la madera.

Lijado: es la actividad donde se produce mayor cantidad de polvo fino, ya que puede llegar a eliminarse hasta un 15% del grosor del tablero. Por esto, es fundamental tener una aspiración localizada.

    • En lijadoras manuales, estas deberían estar provistas con una bolsa para recoger el polvo o bien mediante la conexión directa a una aspiración. Las consecuencias si no se dispone de un sistema de aspiración adecuado, pueden ser graves, debido a la alta exposición en este tipo de operaciones.

    • Las lijadoras – calibradoras industriales deben ir conectadas a un sistema de aspiración con el suficiente caudal de aspiración para el polvo generado. Lo mismo es aplicable para cepillos, regruesos, y cualquier otra máquina que produzca polvo.

 

 ASPIRACIÓN  Y VENTILACIÓN 

Se debe localizar el foco de emisión de polvo, para limitar las emisiones producidas. Deben colocarse sistemas para la captación y cerramiento del polvo eficaces. Si estas medidas no pueden llevarse a cabo por complejidad técnica, o son difíciles de aplicar económicamente, ó bien son medidas insuficientes, se aislará al operario en una cabina.

Extracción localizada: consiste en montar un sistema de extracción en el lugar donde se origine la emisión de polvo ó lo más próximo posible, para evitar que el contaminante se disperse en el ambiente llegando a concentraciones superiores a las permitidas.

La instalación de estos sistemas de extracción debe hacerse en todos los lugares donde se realice la mecanización de la madera y exista riesgo de inhalación de partículas. La velocidad mínima de aire recomendada para la aspiración es de 10 a 20 m/s. Los filtros de estos equipos de extracción, deben llevar unos filtros adecuados al tamaño de las partículas producidas.

La eficacia del sistema de extracción dependerá de si la velocidad de aire generada es la adecuada para arrastrar las partículas contaminantes.

    • Si la velocidad es demasiado elevada: se generará demasiado ruido, el consumo eléctrico será elevado y pueden crearse corrientes de aire molestas.

    • Si la velocidad del aire es baja: las partículas contaminantes se dispersarán por el ambiente de trabajo, arrastradas por las corrientes de aire.

 

Ejemplos de ASPIRACIONES



 COMO REDUCIR LOS  RIESGOS PARA LA SALUD 

    • Localizar los focos de emisión de polvo y operarios expuestos.

    • Disponer de un correcto sistema de aspiración y ventilación.

    • Evitar reciclar el aire: asegurarse de que es puro (menos de 0,2 mgr/m3).

    • Mantener conectadas las máquinas a la aspiración siempre que estén en uso.

    • Utilizar equipos de protección personal tales como mascarillas, gafas de protección, guantes, calzado y ropa de trabajo adecuada.

    • Revisar de forma periódica los sistemas de protección contra el polvo.

    • Llevar a cabo una formación a los operarios sobre las medidas de prevención.

    • Evitar limpiar con pistolas de aire comprimido, usar en su lugar de un sistema de aspiración.

 

Tener la concentración de polvo por debajo de las concentraciones permitidas, no es sólo para ganar en salud, y es que, a todos los inconvenientes anteriores, hay que sumar uno nuevo:

 

 RIESGO DE  ATMÓSFERA EXPLOSIVA 

El polvo de madera es capaz de generar una atmósfera explosiva, por lo tanto cuando se realizan operaciones de aserrado, cepillado, mecanizado, fresado, escopleado, corte o lijado, se está produciendo polvo que en muchos casos puede resultar aún más inflamable debido a los tratamientos químicos que se efectúan para el acabado de las superficies.

Tener un sistema de extracción eficiente con la instalación de mangas antiestáticas en filtros, y ropa y calzado antiestático para los operarios, así como evitar la generación de chispas en las zonas de atmósfera explosiva, es fundamental para trabajar con seguridad.

    • ATMOSFERA DE POLVO EXPLOSIVO: “Mezcla de aire, en condiciones atmosféricas, con sustancias inflamables bajo la forma de polvo o de fibras en las que, en caso de ignición, la combustión se propaga al resto de la mezcla no quemada”.

    • Las Directivas ATEX establecen las medidas necesarias para garantizar la seguridad frente a las explosiones.

Escrito el 17/03/2016 por BRICOPA Trucos y Consejos 1 3919

1 Comentario

  • Adwin

    Adwin 29/05/2016 Responder

    Muy bien explicado, para algunos q somos alérgicos al serrín y polvo... si no te cuidas tu nadie lo hará por ti..

Dejar un comentarioLeave a Reply

Ant.